jueves, 12 de enero de 2023

“Ser Empresa Pionera está al alcance de todos”

 Marián Aguilar-Eguílaz. Directora del hotel Ciudad de Logroño.

Quiero aprovechar este espacio que me brinda Fundación Pioneros para escribir algunas reflexiones sobre la Responsabilidad Social con colec­tivos desfavorecidos. Y abordar el tema de las posibilidades dentro de la empresa de ser miembros activos del proceso de reinserción y educa­ción.

Desde hace muchos años, nuestro hotel Ciudad de Logroño es “una empresa pionera” y con orgullo y agradecimiento queremos reco­nocer la gran labor social que des­de sus inicios lleva realizando la Fundación Pioneros en la ciudad que nos da nombre.

Supuso para nosotros una aper­tura de mente, un “fuera este­reotipos”, un salir de una zona conocida para formar parte de un engranaje de sueños, proyectos y realidades que no todos conocían en su origen y que hoy son ya un punto fundamental de nuestra ciudadanía.

Como empresa podemos y debe­mos devolver a la sociedad parte de nuestros beneficios humanos que a veces son difíciles de cuanti­ficar e incluso apreciar en su justa medida.

Que un movimiento como Pio­neros forme, eduque y cuide las cualidades y aptitudes humanas y profesionales de colectivos desfa­vorecidos y por tanto en muchas ocasiones minusvalorados, es una riqueza social a la que no se le da toda la visibilidad necesaria para contagiar esa necesidad de prin­cipios.

Me pedían que eligiera una frase para este artículo y esta es la que he elegido:

“Si dejas salir tus miedos tendrás más espacio para vivir tus sueños”.

Esa es la labor que cada día desde la Fundación Pioneros se transmi­te a sus chicos. El miedo nos pa­raliza, nos llena tanto espacio de nosotros mismos que no da lugar al crecimiento personal. Pero esa frase, que podría ser simplemen­te “una frase”, fue dictada por Marilyn Monroe, una mujer con un coeficiente intelectual de 165 puntos, 5 puntos más que Albert Einstein. Una mujer que deslum­braba por su inteligencia, pero una mujer en la que muy pocas personas supieron ver más allá de su físico. ¿Quizás nos puede estar pasando lo mismo? ¿somos incapaces de ver más allá de una imagen? ¿podemos descubrir el potencial que desde la Fundación se preocupan en encontrar y pulir en cada chico y chica que pasa por sus programas?

Recuerdo algunos momentos vi­vidos en los que el asombro, la admiración y el reconocimiento a su trabajo marcaron para mí las actuaciones de Pioneros, seguro que hay muchísimos más, pero estos los viví en persona: Sus con­ciertos, su música para la diver­sidad, que ha sido galardonada en diferentes ocasiones y no sin razón, son fantásticos. Sus mon­tajes teatrales, como el que nos regalaron en su 50 Aniversario, llenos de imaginación, humor, entretenimiento y buen hacer.

No me gustaría terminar estas lí­neas sin hacer un reconocimiento al capital humano de la Funda­ción Pioneros en Logroño: a los educadores sociales, a los volun­tarios y por supuesto a su Presi­denta, Aurora Pérez Bañares, una mujer que no entiende la palabra imposible. Sin ellos, todos los de­más no tendríamos sentido.

Ser Empresa Pionera está al alcan­ce de todos. Seguro que puedes colaborar desde cualquier sector y ubicación. No se trata de do­naciones económicas, no se trata de contratar publicidad en una revista, no se trata de compartir excedentes de producción, no se trata de contrataciones preca­rias… Hablamos de dar visibilidad y oportunidades a hombres y mu­jeres muy válidos que no tuvieron la posibilidad de seguir caminos convencionales para llegar a vivir sus sueños.

viernes, 2 de diciembre de 2022

El voluntariado como escuela de ciudadanía

ODS 4: Educación de calidad

Alejandra Sáenz-Laguna Diez, responsable de comunicación de Fundación Pioneros y miembro de la junta directiva de la Federación Riojana del Voluntariado Social.

Cada 5 de diciembre celebramos el Día Internacional del Voluntariado. Un día que nos sirve para agradecer la importante y necesaria labor que realizan voluntarias y voluntarios que deciden tender una mano amiga para hacer de nuestro mundo un lugar mejor. 

Mujer, de entre 25 y 44 años, es el perfil mayoritario del voluntariado en España. Una labor que desempeñan alrededor de 2,7 millones de personas en nuestro país, un 6,4% de la población, según un informe de 2021 elaborado por la Plataforma del Voluntariado de España (PVE). 

Si buscamos entre jóvenes y adolescentes, las cifras de la PVE indican que alrededor de 850.000 jóvenes realizan alguna labor de voluntariado.

Una labor todavía desconocida para gran parte del alumnado más joven en nuestro país. Asocian el voluntariado a personas que se van a países en vías de desarrollo a curar enfermedades y fabricar pozos de agua o lo relacionan con una acción voluntaria centrada en ayuda a personas en situaciones muy desfavorecidas. Problemas para la mayoría de jóvenes y adolescentes, muy lejanos. 

En su libro “Heducación se escribe sin hache”, el experto educativo Ángel Santamaría, destaca la importancia de que la juventud “abra los ojos a otras realidades para descubrir que existen otros mundos, ya que con solo mirar a su alrededor encontrarán otras realidades no tan favorecidas”. 

El voluntariado es una asignatura pendiente de la educación en España, a diferencia de otros países en los que supone un reconocimiento social y laboral. En Estados Unidos y algunos países europeos la labor de voluntario está tan reconocida que es un mérito para entrar en una universidad y un plus en el currículum a la hora de buscar un trabajo.  

En España comienzan a darse primeros pasos, especialmente en el mundo universitario, pero la tarea de formación y sensibilización en el voluntariado debería comenzar en las primeras etapas educativas.

La Plataforma del Voluntariado de España (PVE) lleva más de una década solicitando al Ministerio de Educación que “el voluntariado se incluya en el sistema educativo español como materia transversal con el objeto de transmitir al alumnado, desde la infancia, los valores de la solidaridad y el compromiso cívico activo”.

La PVE, que representa a 900.000 voluntarios de toda España, advierte de que la formación en voluntariado requiere de la implicación activa de toda la comunidad educativa “ya que es la única manera de difundir los valores entre el alumnado y debería incorporarse tanto en proyectos escolares como en la educación superior”.

En La Rioja, el curso 2022-2023 comenzó con la novedad de una nueva asignatura llamada Escuela de voluntariado que ha comenzado a impartirse en los cursos impares de la Educación Secundaria Obligatoria. Una asignatura que se ofrece al alumnado que no opta por ninguna asignatura religiosa.

La Federación Riojana del Voluntariado Social y la PVE colaboraron en la puesta en marcha de esta asignatura dando formación (online y presencial) a un grupo de docentes con la intención de facilitar y mejorar su labor docente en este ámbito, a veces desconocido.

La Escuela de voluntariado pretende ser una vía de sensibilización y formación para despertar el interés del alumnado joven por el voluntariado. Una forma de impulsar la cultura de la solidaridad y de animar a la participación en las actividades de voluntariado organizadas en su centro educativo. Y una forma de dar a conocer las entidades sociales relacionadas con el voluntariado que tienen a su alrededor.

Familias, entidades sociales, centros educativos, sociedad en general, nos enfrentamos al reto de trasladar a jóvenes y adolescentes valores como solidaridad, justicia, respeto, igualdad, cuidado del medio ambiente. Valores intrínsecos al voluntariado que nos hacen personas comprometidas y activas con los problemas locales y globales.

viernes, 4 de noviembre de 2022

“Los sueños son para perseguirlos”

ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos

José Alberto Pérez Nalda, asesor técnico en Grupo Argraf.

La relación de Grupo Argraf con Fundación Pioneros parte cuando Martín Torroba, antiguo gerente, se incorporó al Consejo Social, un grupo integrado por empresarios de distintos sectores con objeto de garantizar una sólida conexión entre las actividades de Pioneros y el mundo empresarial. A raíz de este compromiso se le reconoce como Empresa Pionera. En la actualidad, Grupo Argraf colabora con el programa Formación y Empleo para Jóvenes organizando charlas y visitas a sus instalaciones para que los y las jóvenes que desean incorporarse al mundo laboral conozcan una empresa industrial por dentro.

Alberto Pérez, actualmente asesor técnico en Grupo Argraf, después de 30 años como director comercial, ha sido la persona encargada de realizar estas visitas, su gran experiencia en la empresa y su propia historia personal le convierten en un gran motivador para las y los jóvenes. A raíz de estos encuentros Alberto manifestó su deseo de ofrecer algo más a jóvenes que comienzan su andadura en el mundo laboral.

¿Qué le aporta esta colaboración a una empresa como Agraf?

Te lo puedo contestar como persona que representa a Argraf, porque Argraf es un ente que no tiene captación de sensaciones, las sensaciones las percibimos las personas. ¿Qué me aporta a mí? Conocimiento. El conocimiento que yo transmito a su vez me rebota en conocer el interés de las personas por aprender o no aprender. En mi caso intento contar todo lo que sé, todo lo que me preguntan o todo lo que yo creo que les puede interesar y ahí se percibe a quién le interesa y a quién no le interesa en absoluto.

¿Qué percepción ha tenido de las y los jóvenes de Pioneros?

Hay personas que van porque tienen que pasar una mañana allí y hay personas que verdaderamente las ves interesadas en cómo es el funcionamiento de una empresa. Nada más entrar veo quién se interesa y quién no. Es una pena porque es una oportunidad el poder ver una industria de ese tipo y que alguien te la explique de “pe a pa”.

Recuerdo a uno de ellos que era el más inquieto de todos, le pregunté a qué aspiras, me contestó que aspira a sacarse el carné de carretillero, que con eso se daba por satisfecho. Ilusionar a un joven es muy difícil, quizás porque los estímulos que ellos tienen son cero, pero es que también los estímulos que tienen a nivel de relaciones personales con otros jóvenes son muy complicados. La relación entre ellos mismos es muy complicada.

¿Y cómo se puede estimular ese deseo de aprender?

A un joven de Pioneros, y a cualquiera, hay que estimularlo a que verdaderamente intente hacer lo que le guste, mientras esté dentro de sus posibilidades, pero que lo haga por él mismo, por adquirir conocimientos, por desarrollarse como persona, por tener una proyección en su vida, en su vida personal.

¿Qué consejo le daría a un joven de Pioneros que quiere empezar a trabajar?

Yo le diría a cualquier joven que estudie por aprender, no por llegar a ser, tú estudia por tener conocimientos, no porque eso te vaya a aportar una carrera. Adquiere conocimientos, tanto por los estudios, por tu currículum o por tus relaciones externas, para que vaya dentro de tu mochila, no porque eso luego te vaya a dar un título, detrás de eso hay algo más. Los que no hemos tenido estudios hemos estado muy preocupados porque nuestros hijos tuvieran un título y me he dado cuenta de que el título tiene que estar basado en las ganas de aprender no en las ganas de aprobar, que es la cuestión de ahora.

¿Cuál cree que es la actitud que debe tener la gente joven que busca su primer empleo?

La principal actitud del joven debería ser ganas de aprender, estar atento, ilusionado. Todos tenemos la capacidad de aprender, la diferencia está en el tiempo que necesitamos, es decir, todos podemos ser ingenieros, a unos les costará sus 5 años y a otros les costará 10, pero si quiere ser ingeniero, lo hará. El problema es que no hay nada que les motive porque ellos mismos no se auto motivan. Los sueños son para perseguirlos.

viernes, 7 de octubre de 2022

10 años transformando la educación

 ODS 4: Educación de calidad

Equipo profesional del programa Educándonos de Fundación Pioneros

Educándonos es un espacio de encuentro y relación entre jóvenes con el objetivo de educar en valores, emociones y sentimientos, construir espíritu crítico e incidir en la realidad en la que viven con un claro sentido de transformación comunitaria.


En 2011 y gracias a una reflexión profunda Fundación Pioneros optó por darle un giro a lo que llamábamos antiguamente el programa de prevención, un programa histórico en nuestra casa, pero como todo en la vida necesitaba un nuevo impulso. Así es como en 2012 nace el programa Educándonos como un cambio de estrategia para ampliar la mirada y establecer un enfoque de trabajo social desde las y los propios jóvenes en situaciones de vulnerabilidad, con una perspectiva más inclusiva, participativa, formativa e innovadora.

La finalidad de Educándonos es mejorar la situación de las personas jóvenes en su proceso de adquisición de habilidades y competencias para la vida adulta y crear un modelo de intervención que sea capaz de responder a una sociedad compleja, más diversa que nunca y donde se producen cambios importantes en muy poco tiempo.

Educándonos actúa en diversos espacios con presencia y protagonismo juvenil, con énfasis en el arte, la participación juvenil y la educación en valores. Busca transformar la amenaza en oportunidad, reconociendo la enorme potencialidad de la juventud. Parte desde un cambio en el paradigma educativo buscando en la diversidad la riqueza y no el problema, y en el conflicto la oportunidad de transformar nuestras relaciones.

El programa tiende un puente entre los centros escolares, las familias, el ocio y la introducción en el mundo laboral. Dota al tiempo fuera de la escuela de un contenido educativo, estimulando la motivación, la creatividad, el talento y la construcción de relaciones positivas y sanas, sumando recursos para el desarrollo personal como el emprendimiento, la gestión positiva de los conflictos, el compromiso, etc.

Las raíces del programa están ancladas en un enfoque humanista, lo que quiere decir que en el centro del trabajo educativo está el fomento del crecimiento integral y desarrollo personal de cada joven, partiendo de sus afectos y conocimientos.

En esta manera de ver la educación como un proceso de crecimiento personal también tiene una gran importancia la influencia del educador y pedagogo Paulo Freire, volvemos a los orígenes donde Paulo Freire inspiró también los inicios de Pioneros en el barrio de Yagüe.

Este modelo de intervención está basado en la combinación y sinergia cuatro grandes estrategias metodológicas. De la Educación Popular adoptamos el proceso de aprendizaje de la persona en la práctica, desde las experiencias, el razonamiento, el pensamiento crítico y el contexto social en el que vive. De la Intervención Comunitaria, cómo trabajar a partir de la infancia y la juventud junto con toda la comunidad (barrio, distrito, municipio). De la Mediación Social Intercultural nos nutrimos de las herramientas para la gestión de conflictos de forma pacífica y enriquecedora, así como de la gestión de la diversidad cultural. Y de la Animación Sociocultural: recogemos la multitud de estrategias y técnicas desarrolladas para la participación.

Estas cuatro metodologías de forma integrada, influenciadas de forma transversal por el enfoque de desarrollo positivo adolescente, conforman lo que hoy en día podemos denominar Modelo Educándonos. Un modelo propio que ofrece un amplio patrimonio de técnicas y herramientas para generar procesos cooperativos de aprendizaje, potenciando la motivación, las relaciones humanas asertivas, el análisis de la realidad, la toma de conciencia y sobre todo, generando una mayor autoestima y empoderamiento para el desarrollo de una ciudadanía cívica y activa, comprometida con su vida y con la de su propio entorno.

El modelo Educándonos aporta elementos que ayudan a los procesos de transformación de la juventud, potenciando sus capacidades en la construcción de un proyecto personal y social.  Busca el encuentro, la relación y la interacción con el entorno, propiciando una sinergia colaborativa, un mayor conocimiento de sí mismo y de la sociedad en la que vive, dotándolo de mejores competencias para interpretar el mundo en esta compleja esfera de lo local y global, para crear su propio proyecto de vida.

Todo esto no tiene ningún sentido sin las personas protagonistas de nuestra intervención; las personas jóvenes. Miles de jóvenes han pasado por Educándonos estos 10 años, nos hacen reír, llorar, emocionarnos, divertirnos, aprendemos de ellas y ellos y nos dan el privilegio de poder acompañarles en un momento de su vida tan importante. por todo ello ¡felicidades Educándonos! que cumplas muchos más.

viernes, 9 de septiembre de 2022

1046 jóvenes, 205 familias y un sueño cumplido en 2021

 ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos

Aurora Pérez Bañares, presidenta de Fundación Pioneros

A finales de julio publicamos con orgullo los buenos datos de Fundación Pioneros durante el pasado año 2021. Unos números que reflejan el buen hacer del equipo profesional y del voluntariado; de quienes integramos el patronato; y también de la colaboración de la sociedad y del apoyo de nuestras instituciones.

Durante el año 2021, atendimos en nuestros programas a 1406 jóvenes y 205 familias. 1406 historias personales con nombre y apellido con quienes trabajamos, de acuerdo a nuestra misión, para que sean protagonistas de su proceso de mejora y de transformación social, con valores como la diversidad, la innovación, la democracia social, colaboración, transformación, confianza en las personas y educación para la paz.

Si fuimos capaces de llegar a tantas personas fue gracias a que realizamos 578 talleres en los diferentes programas que llevamos a cabo. Así, en Educándonos, llegamos a 1019 jóvenes y 25 familias. Actuamos en distintos espacios con presencia y protagonismo juvenil, y ponemos mucho énfasis en la formación, el arte, la participación y la educación en valores.

En el programa Justicia Juvenil en Medio Abierto, atendimos 223 expedientes, 180 menores y sus familias, 134 hombres y 46 mujeres. Nuestro trabajo consiste en dar contenido educativo a las medidas judiciales en medio abierto impuestas por el Juzgado de Menores.

Formación y Empleo para Jóvenes mantuvo una intervención directa con 207 jóvenes, 92 mujeres y 115 hombres. 105 accedieron a un empleo, lo que representa un 50,7 % de inserción laboral. Además, 68 personas continuaron o accedieron a una formación.

Durante 2021 también realizamos dos programas de Educación para la Ciudadanía Global a través de un proyecto de formación y sensibilización centrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y otro, basado en la creación de procesos artísticos en tres disciplinas, música, teatro y creatividad.

Aparte de estos buenos datos, cerramos el año 21 cumpliendo uno de los sueños más importantes de nuestra fundación, conseguir por primera vez una sede donde convivieran todos los programas y todas las personas que formamos parte de ella.

Después de muchos años de trabajo y esfuerzo, por fin, tenemos “nuestra casa” en la calle Beti Jai, gracias a una cesión de la Tesorería General de la Seguridad Social del Gobierno de España.

La historia no fue sencilla, tuvieron que pasar algunos años y cambiar la ley para que nos pudieran ceder este local. Todavía hoy recuerdo emocionada la llamada de José Ignacio Pérez Sáenz, antiguo delegado del Gobierno, en la que me comentó que un cambio de ley hacía posible nuestro sueño.

El día de la inauguración hicimos una fiesta en la que realizamos con gran orgullo y alegría visitas por las instalaciones donde por fin todos los programas de Pioneros estamos bajo el mismo techo.

Nos acompañaron las familias, amigas, amigos, representantes políticos y de entidades financieras, nadie quería perderse esta fiesta. Acudieron también, y agradecemos su compañía, el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, la entonces delegada del Gobierno, María Marrodán y nuestro gran amigo, José Ignacio Pérez.

Fue el día de la inauguración, en mi discurso de bienvenida, cuando anuncié que después de 15 años como presidenta del Patronato tenía intención de dar un paso al lado y ceder el testigo al patrono y amigo Rafael Gil, quien lleva nada menos que 25 años formando parte de Pioneros.

Mi compromiso, sobre todo con las chicas y los chicos, continúa intacto. He comentado en muchas ocasiones que siento un gran agradecimiento por todos estos años ya que he recibido tantas cosas que no pueden compararse con las que he aportado yo. Y no es un cumplido, es real y lo siento así en mi corazón.

jueves, 4 de agosto de 2022

“Nuestra participación es importante porque tenemos mucho que decir”

ODS 4: Educación de calidad

Valentina Rojas Pérez llegó a España en 2018 desde Venezuela, con 14 años. Estaba en tercero de la ESO cuando escuchó hablar de Pioneros por primera vez. Comenzó a participar en el taller de teatro joven y se enganchó a otras actividades. Nos cuenta que lo más importante para ella ha sido las amistades que ha hecho y, sobre todo, superar su timidez. Tanto que se atrevió a presentar el concierto de Mix-Es Band en la sala Gonzalo de Berceo.

¿Cómo empieza tu participación en Fundación Pioneros?
Recuerdo que estaba en 3º de la ESO cuando fueron Diego y Marta (educadores de Fundación Pioneros) a dar una charla a mi clase. Después de realizar unos juego que me gustaron mucho, nos contaron todas las actividades que hacían en arte, Muévete, Liderazgo, teatro, baile. 

Yo siempre había querido hacer teatro, pero me decidí cuando dijeron que las clases de teatro servían para vencer la timidez y la vergüenza. Fui el primer día y me gustó y seguí yendo y seguí yendo y aquí estoy. 

Además de en el taller de teatro he estado participando en los talleres de arte, en Muévete y Liderazgo, pero este curso no he participado mucho porque en bachillerato he tenido menos tiempo para estas actividades.

¿Cómo te ha cambiado tu participación en Educándonos?
Me ha ayudado un montón a hacer amigos y amigas. Me ha ayudado a quitarme la vergüenza porque yo antes no hablaba ni pa’ trás, era muy vergonzosa, muy tímida y desde que empecé a venir a Pioneros empecé a relacionarme más y a sentirme mucho más integrada. Para mí fue un gran cambio de Venezuela a España, no conocía a nadie y al final me ha servido un montón.

¿Fue fácil integrarte en el grupo de Educándonos?
Desde el primer día en Pioneros nunca me sentí apartada, es un grupo muy compacto, si llega alguien nuevo siempre está la manera de incluirlo en donde sea porque hay gente para todo aquí y esto está muy guay. Nunca me he sentido excluida porque siempre se hace piña con gente a que ni conocías. Incluso con gente con la que al principio pensé que no me iba a llevar o pensaba que no pegaba ni con cola, al final es gente con la que me llevo muy bien. En Pioneros nos cuidamos un poco entre todas y todos. 

¿Qué es lo que más te gusta de Educándonos?
Antes de venir a Pioneros por las tardes no hacía nada en casa y tenía esa cosa de no hacer nada me molestaba. Yo nunca había participado en nada parecido, en Venezuela no hay muchas cosas para jóvenes, cuando llegué a España lo primero que conocí fue Pioneros y me quedé. Aquí aprendes muchas cosas, en arte, en teatro, te ayudan un montón y no solamente eso sino sobre la amistad, la madurez. En Liderazgo, por ejemplo, hicimos un taller de redes sociales y aprendes no solo cosas técnicas, sino sobre las personas, sobre el cariño, sobre el amor y eso está muy bien.

¿Qué es lo más importante que has aprendido en Educándonos?
Cuando llegué a Pioneros era tan tímida que me daba vergüenza hablar con cualquier persona. No sabía ni cómo empezar una conversación y ahora puedo compartir con personas con las que nunca hubiera hablado y a poder pararme frente a un escenario a presentar un concierto o a actuar. Gracias al taller de teatro se me ha quitado la vergüenza.

¿Y qué es lo que más valoras?
Siento que me ha servido para la vida en general, yo ahora puedo ir a un lugar en el que no conozco a nadie y preguntar e intentar incluirme yo un poco en ese entorno, antes no lo hubiera hecho. Yo estoy en un curso en el que no conocía a nadie en clase y me llevo bien con la gente porque he podido hablar, hacer amistades. Cuando llegué de Venezuela tenía dos amigas pero fueron ellas las que me incluyeron a mí, yo ni hablaba y ahora sí que me relaciono más con la gente.

¿Es importante la participación juvenil?
Sí, porque sí que se pueden cambiar algunas cosas a través de la participación. Si más jóvenes participaran, se les oiría más, podrían mejorar cosas que desean transformar, como el medioambiente, el entorno, la escuela. Si quieren mejorar, es importante participar, porque las y los jóvenes tenemos muchas cosas que decir.

jueves, 7 de julio de 2022

Hacer y aprender: jóvenes comprometidos con los ODS

ODS2: Hambre cero

Diego Cuadrado Ibarra, coordinador del programa Educándonos de Fundación Pioneros.

Si algo caracteriza a la juventud y a esta etapa evolutiva de las personas es la sensibilidad ante las injusticias y la capacidad de reaccionar ante ellas a través de la acción. Forma parte del proceso de maduración y es un valor que, desde los recursos educativos tanto formales como no formales, no podemos dejar de aprovechar y potenciar para lograr el “florecimiento” de la persona, un concepto muy gráfico que proviene de la investigación que desde hace más de dos décadas se viene desarrollando para buscar los factores de la vida de la juventud que contribuyen a lo que se denomina un “desarrollo positivo de la adolescencia”.

Esto, unido a la promoción del liderazgo juvenil, es la base sobre la cual, Fundación Pioneros, viene desarrollando un proceso educativo denominado “Escuela de Liderazgo Juvenil” donde las personas jóvenes pasen de ser usuarias de un recurso a ser participantes protagonistas de un proceso grupal, acompañado educativamente y, de ahí, a ser líderes y jóvenes referentes en otros espacios y contextos pertenecientes a su realidad cotidiana.

En los dos últimos años hemos acompañado al grupo de liderazgo juvenil en un viaje que ha tratado de recorrer todas estas estaciones: partiendo de su sensibilidad y de la implicación en un grupo de iguales, hemos pasado por la indagación, la creatividad, el compromiso y la acción para llegar a la meta que nos habíamos puesto: crear una herramienta que pueda favorecer la reducción del desperdicio de comida a la vez que se contribuye a eliminar el hambre y la pobreza, el proyecto “Bastante Hay”.

El marco que nos ha acompañado para darle forma y sentido a este proceso ha estado compuesto de dos elementos fundamentales: por un lado la Agenda 2030 desarrollada por las Naciones Unidas de la cual las participantes eligieron con claridad el objetivo número 2: hambre cero, una realidad de la que la juventud es consciente y que ven más cercana de lo que cabría imaginar.

Por otro lado la metodología del Aprendizaje-Servicio (ApS) que ha aportado la estructura procedimental y el sentido pedagógico a este proceso con la que se marcaba el objetivo de obtener unos aprendizajes que fueran relevantes en el proceso educativo de las participantes a la vez que se mantenía el foco en la acción transformadora.

Como resultado se ha elaborado la página web bastantehay.fundacionpioneros.org. Una herramienta que las y los jóvenes pensaron y crearon como la más idónea desde su cercanía y conocimiento de las nuevas tecnologías de la información y su realidad que pasa por una interconexión virtual de las personas a nivel global.

A su vez, se han logrado aprendizajes y logros de incidencia en el proceso educativo y vital de jóvenes participantes como el trabajo en equipo, la actitud investigadora, el manejo de herramientas informáticas y de la comunicación gracias a que en el proyecto también se ha producido un vídeo protagonizado por las participantes. Además, se ha favorecido la sensibilización sobre las desigualdades así como otras problemáticas sociales y ambientales que han sido contempladas, de forma paralela, como la emergencia climática o las migraciones masivas conectando con sus propias vivencias donde la desigualdad y la migración también han marcado sus historias.

El marco del ApS nos ha llevado, además, gracias a la perspectiva comunitaria que lo define a contactar, conocer y apoyar a entidades cercanas alineadas con nuestro objetivo, con la experiencia que esto ha supuesto para las y los jóvenes conectar con Cocina Económica, Federación del Voluntariado de La Rioja, Banco de Alimentos, Cáritas de La Rioja, Cruz Roja y Asociación COLOR.

Más allá de los logros nos importa el camino. Como cualquier viaje, lo que pasa mientras caminas construye la experiencia y te construye como persona a cada paso. En este viaje, las personas, jóvenes y adolescentes de La Rioja han puesto su mirada en lo que muchas veces no queremos mirar: la desigualdad y la pobreza que están también muy cerca y han empezado un camino que, sin duda, va a ayudar a construir sus vidas sabiendo que también pueden y saben hacer cosas para acabar con lo que no nos gusta mirar.